Biografías de Poker

Juan Maceiras: el resurgir de una leyenda

C. Bielsa | HACE 7 MESES
Juan Maceiras: el resurgir de una leyenda
Juan ha vuelto a rozar la gloria con la yema de los dedos y hemos querido hacer un repaso a su trayectoria y a la vida personal que hay detrás de uno de los ídolos del poker español.

Juan Maceiras ha firmado una nueva página en los libros de historia del poker español alcanzado la FT del Main Event más multitudinario de la historia de las WSOP. El gallego nos ha hecho soñar con el brazalete de brazaletes, pero finalmente todo se le ha descuadrado terminando en octava posición con un premio de 1.125.000 $.

Maceiras es uno de los jugadores con más solera del poker nacional, estando presente desde el "boom" del poker tras el efecto "Moneymaker".

-Hoy en Poker-Red repasamos no solo su trayectoria, sino también su vida personal, porque una carrera no puede entenderse sin la historia que hay detrás.

¡Shuffle up and deal!

¿Quién es Juan Maceiras?

Juan Maceiras Lapido (A Coruña, 17-6-1984) es padre de dos hijos: Una niña, la mayor, y un niño, el pequeño de la casa.

Es hijo de Juan Maceiras Barros, médico de profesión. También fue alcalde de Miño (La Coruña) desde 2003 hasta 2013 y jugador de poker. Tiene el honor de ser el primer español en ganar el "Sunday Million" escondido tras el mítico nick "vietcong01" y  es uno de los pocos jugadores del planeta que puede presumir de haberlo hecho en dos ocasiones.

La afición que Juan tiene por el naipe le viene de familia y no es solo gracias a su padre, sino también a su hermana; María "May" Maceiras, quien también fue jugadora profesional llegando a estar patrocinada por Everest Poker. A día de hoy trabaja para Pokerstars y reside en Isla de Man (una pequeña isla situada en el mar de Irlanda, entre Gran Bretaña e Irlanda).

Pero antes de que el poker llegara a la vida del gallego su vida giraba en torno al deporte. Su primer gran amor fue el fútbol, llegando a jugar en las categorías inferiores del R.C Deportivo de la Coruña -el equipo de sus amores- desde donde pasó a formar parte de las plantillas del Pontevedra y Bergantiños.

Juan estudió Derecho durante dos años en La Coruña, pero su paso por estos equipos de fútbol le sirvió de trampolín y le dió la oportunidad de irse a estudiar a Estados Unidos con una beca con la que podía compaginar su carrera deportiva con los estudios.

Fue justo antes de cruzar el charco cuando el poker hizo irrupción en su vida.

El Upswing: Viviendo el sueño del poker

Su hermana María fue quien le introdujo en ese maravilloso mundo justo antes de embarcarse en la aventura americana. Como él mismo ha contado en alguna ocasión, justo antes de partir hacia Estados Unidos, su hermana y su cuñado le enseñaron los entresijos del juego en una cervecería.

Juan se fue en busca del éxito a Lindenwood University, donde estuvo estudiando y jugando en el equipo universitario durante dos años. Juan jugaba al fútbol en Estados Unidos, pero no perdió la oportunidad de participar en sus primeros torneos presenciales de bajo buy-in en territorio americano.

A pesar de que las cosas le iban bien en las mesas no dejaba de ser una afición y sus primeros pasos en el poker fueron como los de tantos otros. Su aprendizaje vino a base de ver muchos videos y jugar muchas manos, algo que no hacía con idea de estudiar, sino por pura pasión por el juego.

Tras el primer año de estudios la universidad le renovó la beca por otra temporada, pero Juan ya estaba más enfocado en las cartas que en el balón y decidió dedicarle todo su tiempo a la baraja en su vuelta a España.

Según ha contado Juan, su padre le pagó un CEP como regalo por su victoria en el Sunday Million y no desaprovechó la oportunidad que le brindó su progenitor al terminar en una 4ª posición que le otorgó un premio de 10.000 €.

Este resultado fue un punto de inflexión para el gallego y le hizo tomarse las cosas desde un punto de vista mucho más profesional. No tardarían en llegar los buenos resultados en los tapetes nacionales para Juan y el primero lo hizo en el EPT de Barcelona 2007. La entrada del torneo costaba 8.000 € y consiguió alcanzar la 9ª posición, siendo el "bubble boy" de mesa final por 64.800 €. En este torneo Daniel Negranu le bautizó como "Locoboy" por su juego agresivo en la mesa, nick que utilizaría de aquí en adelante en los tapetes virtuales.

En 2008 también obtuvo un sexto puesto en el EPT Varsovia por el que añadió a su cuenta otros 97.565€. Solo llevaba dos etapas del EPT a sus espaldas, pero ya había conseguido dos grandes premios y una mesa final, unos resultados a la altura de muy pocos.

Estaba siendo un gran año para el gallego y los buenos resultados no pararon de llegar. Juan disputó un 1.080 € NLH en el Bellagio de Las Vegas en el que consiguió pasar por encima de todos sus rivales y volvió a sumar 80.000 $ más para su banca. De vuelta a su circuito fetiche disputó su último torneo de 2008 en el EPT Praga, donde terminó su participación en 12ª posición por 30.400€.

Había sido un gran año y lo terminó por todo lo alto, pero 2009 no iba a comenzar peor. En febrero y marzo estuvo de presente en otras dos mesas finales e hizo ITM en el EPT San Remo. La suma de estos buenos resultados llamaron la atención de la sala de poker online más famosa del mundo.

La pica roja llamó a su puerta y lo fichó para su Team Pro.

Luces y sombras con Pokerstars

Los grandísimos resultados de Juan -sobretodo en los torneos organizados por la misma sala-  llamaron la atención de Pokerstars. Le ofrecieron un contrato y decidió dejar los estudios para aceptar la oferta que tenía sobre la mesa a mediados de 2009.

A partir de ahora la carrera de Juan daba un giro de 180º. El patrocinio le permitía centrarse única y exclusivamente en jugar y enfocar el poker desde un punto de vista totalmente profesional.

Su estreno como embajador de Pokerstars llegó con un tercer puesto en un paralelo de 2.300€ del EPT Montecarlo en abril de 2010 por el que se llevó 33.000€. Un mes después, se presentó en el Estrellas Poker Tour Alicante y fue el runner up por otros 44.000€. El 2010 lo terminaba con otras 5 cajas y varias mesas finales los EPTs de Vilamoura, London y Barcelona. También en el Spanish Poker Tour Sevilla y en el Pokerstars Solverde Main Event, pero ninguno de ellos fue un resultado demasiado sonado.

En el año 2011 llegaría el punto álgido de la carrera de Juan al cosechar el mejor resultado de toda su trayectoria. En mayo el EPT se desplazaba al Gran Casino de Torrelodones para el EPT Grand Final Madrid y Juan demostró de lo que era capaz al conseguir ser uno de los integrantes de la mesa final. Allí contó con el apoyo de su pareja, que se desplazó hasta la capital de España para estar junto a él en ese gran momento e intentó llevarse una victoria que no fructificó al finalizar en 5ª posición para sumar 315.000€.

Su relación con Pokerstars ya estaba deteriorada tan solo dos años después de firmar como embajador, pero este resultado le dió la oportunidad de firmar  la renovación y continuar con otro año más de patrocinio.

Cerró el año manteniendo su gran estado de forma y firmó brillantes actuaciones en el EPT Barcelona, donde ganó un 550€ Pot Limit Omaha por 37.800€, en el Partouche Poker Tour Cannes, donde quedó 36º por 20.000€ y en el EPT London, donde cuajó otra gran actuación y terminó en el evento de £5.250 por otras £20.000.

Con estos últimos resultados llegó a su fin el contrato que le unía a Pokerstars como miembro del Team Pro y empezaba una nueva etapa en solitario.

Las cosas se pusieron turbias con la llegada de la regulación a España que entró en vigor en 2012 y hacienda le reclamó una cantidad que ni siquiera había ganado, ya que de su mayor premio en el EPT Gran Final de Madrid tenía vendida e intercambiada una parte de la acción.

Años después, en una entrevista, Juan se abrió en canal al público y contó algunos de los motivos por los que su contrato como embajador de la pica roja se rompió:

Juan era joven e inexperto, pero no se le caen los anillos a la hora de reconocerlo y admite haber hecho muchas cosas mal. Una de ellas fue jugar con otras cuentas a pesar de tener un rakeback como Team Pro del 100%. Esto, según cuenta, lo hacía por superstición, ya que creía en las rachas de las cuentas y eso le motivó a jugar con cuentas a otro nombre que estaban "calientes".

Otro de los motivos por el que detectaron el multi account fue por utilizar una cuenta que habitualmente jugaba NL10 Texas Hold'em para jugar PLO 5k, motivo que hizo saltar las alarmas.

También admitió haber alquilado su cuenta a otros jugadores mensualmente y no obtenía mayor beneficio que el acuerdo alcanzado. El jugador se quedaba las ganancias y la totalidad del rakeback, mientras Juan se quedaba el dinero percibido por el alquiler de su cuenta.

Estando en el Casino de La Toja su cuenta se encontraba jugando a 18 mesas, algo que no era posible desde un teléfono móvil o una tablet. Cuando detectaron que algo raro pasaba con su cuenta le dieron un aviso, pero ya era tarde.

Tras su salida del equipo de la pica roja, se dejó ver en un Estrellas Poker Tour  Barcelona en el que le fueron las cosas muy bien, a pesar de que como él mismo admitía, no fue nada profesional lo que hizo.

Juan se plantó en Barcelona con 1.000€ y billete de ida y vuelta. Sin embargo no tenía alojamiento, por lo que esos 1.000€ le limitaban a la hora de jugar como acostumbraba. En su aventura sateliteó el ESPT y le salió bien, tanto, que tras sacar la entrada para un Main Event en el que el vencedor se embolsaría más de 200.000€, consiguió quedar 12º por alrededor de 10.000€.

Aquí Juan toma una decisión, y no es otra que enviar la mitad del dinero a su casa y quedarse la otra mitad para seguir grindando. En este punto se puso a jugar cash games y, literalmente, reventó las mesas de NL 1k, lo que le llevó a terminar "grindando" PLO 10k para sumar a su cajero entre 40.000€ y 50.000€ de beneficio.

Estaba tan en forma y runeando tan bien que consiguió llevarse un Win The Button de 1.000€ por otros 37.160€ con el que conseguía cerrar una semana en la que terminó ganando alrededor de 80.000€.

El Downswing: vuelta al mundo real

Llegaba el año 2013 y fue el último año donde se le vió activo, aunque muchísimo menos que en los años anteriores. Juan continuó engrosando su lista de premios, aunque el más destacado vendría en un Estrellas Poker Tour Madrid, donde ganó un torneo de Pot Limit Omaha por 7.600€, muy lejos de las cifras a las que acostumbraba.

Su castillo de arena se estaba desmoronando poco a poco y su última participación en circuitos nacionales fue en el Estrellas Poker Tour Barcelona, donde hizo ITM en el Main Event y en un 1.100€ No Limit Hold'em - Re-Entry. Hasta 2015 apenas se supo nada del gallego, y en ese año solo se le volvió tener en el radar en un Estrellas Poker Tour Madrid, donde volvió a disputar un Pot Limit Omaha Double Chance en el que runner up.

A partir de aquí llegaban momentos difíciles a su vida, y un Juan mucho más maduro y arrepentido por todos los errores que cometió, decide tomar una drástica decisión; dejar el poker de forma profesional.

No era una decisión nada sencilla.El poker era lo que mejor sabía hacer, y no solo eso, sino que era su pasión y la forma con la que se ganaba la vida.

El nacimiento de su hija le hace cambiar el chip y se buscó un trabajo de cajero en un supermercado por el bien de su familia, ya que con el sueldo de su pareja no les alcanzaba. Al igual que en el poker, se esforzó en ser el mejor en ese puesto de trabajo, y aunque las cartas ya no eran su prioridad, en su tiempo libre intentó seguir ganando algunos euros con el poker, aunque en esa época el nivel de los jugadores había aumentado y las mesas se habían vuelto más duras y las cosas no fueron como hubiera esperado.

Tras un tiempo como cajero, decide cambiar de oficio y empezó a trabajar para Mapfre. Al poco tiempo llegan buenas noticias a la vida de Juan y obtiene un puesto como delegado en una oficina en La Coruña gracias a su buen desempeño en la empresa. Juan estaba rehaciendo su vida, reconduciendo su camino y, ahora sí, sentía que la vida le volvía a sonreír.

Cuando mejor le iban las cosas, con dos empleadas a su cargo, le llega un embargo de hacienda de su época como jugador de poker. Con este embargo la empresa no puede pagarle, pero él tiene que seguir pagando a sus empleadas, algo que le resultaba inviable y tuvo que dejar el trabajo para volver a empezar de cero. Cuando parecía que volvía a salir el sol, la vida le daba otro palo, pero Juan no se iba a rendir, no así de fácil...

Otro de los errores que cometió y confesó fue sumergirse en el mundo de las apuestas deportivas. La necesidad de ganar dinero rápido le hizo buscar la oportunidad en un mundo muy complicado. Intentó tapar agujeros ganando dinero apostando en los deportes, pero lo que único que consiguió fue todo lo contrario y creó más agujeros. Esto fue algo que afectó a su vida familiar hasta tal punto de poner fin a la relación con su pareja, con la que ya había tenido a su segundo hijo.

Contrariamente a lo que la gente pueda pensar, la relación con su ya ex pareja es muy buena y entre los dos forman un gran equipo por el bien de los retoños.

Dejó de apostar y se puso a trabajar de comercial en una empresa gallega de mariscos. También valoró la posibilidad de trabajar en el extranjero para empezar de cero y pasado un tiempo se lanzó a la piscina.

Con mucho dolor y lágrimas en los ojos tomó la dura decisión de emprender una nueva vida alejado de sus hijos y su familia. El destino le llevó a Venezuela, donde desde el verano de 2022 ejerce como representante de Hirostar, marca deportiva dedicada a la venta de palas de pádel.

Aunque dejó el poker profesional, lo seguía manteniendo como "hobby" y en 2018 sacó tiempo para viajar a Las Vegas. Aunque no cosechó ningún gran resultado, se metió en premios en 6 de los eventos que disputó y volvió a picarle ese "gusanillo" por el juego que siempre había amado.

Vuelta a los tapetes: las sensaciones fueron buenas

Después de tres años de parón, en 2021 volvió a la escena del poker con un nuevo ITM, esta vez en Rozvadov. No fue un gran premio, pero le sirvió de motivación y durante el 2022 se le pudo volver a ver mucho más activo en los tapetes presenciales.

Volvío a probar las mieles del éxito ganando un Omaha Pot Limit durante un CNP888 en Madrid. Poco después se embarcó en un nuevo viaje a  Rozvadov y volvió a saborear la victoria en el Eureka PLO Championship en el que ganó 11.948€. Ahora sí parecía que la vida le volvía a sonreír y no desaprovechó esta nueva oportunidad que le brindó el destino.